“Laura juega con su perro” 

 

 

 

 

 

 

A lo lejos vemos una larga que nos lleva hasta el pueblo de Almonte. Nada más acercarnos podemos ver la alta de su antigua .  Esta torre es característica del lugar, no sólo por su altura, (se ve desde casi cualquier lugar del pueblo) sino también, porque en lo alto está un gigantesco nido de .

 

A la pandilla de Laura le encanta montarse en el del tío de Rafael y pasear por el pueblo. A veces se disfrazan de e imaginan que intentan asaltar la torre.

 

Laura dice:

-Chicos, un momento. Mi “Patarrápidas” también quiere ser un guerrero.

-Vale Laura. Pero átalo a la parte delantera del carro, junto a la –dice Rafael.

 

El carro es muy antiguo. Lleva unas tablas que los chicos utilizan para sentarse. A Rosa le gusta ser una guerrera . Se hace unas trenzas con su melena y se pone plumas. Es ella la que normalmente conduce a la mula por las calles del pueblo.

 

Cuando paseando, llegan cerca de la , que está en la esquina de la cooperativa, suelen parar el carrito y bajar porque allí mismo está la puerta marrón, esa que da paso al patio de la Manuela.

 

Los niños con voces alegres les dicen:

-¡Manuela, Manuela! Aquí estamos de nuevo para que nos invites a un tarrito de mermelada de .

-¡Entrad! En seguida os preparo unas buenísimas –dice Manuela.

-UMMMM ¡Qué  hambre! Los guerreros necesitamos energía antes del ataque, jajajjajajaj –comenta Pedro.

-Mirad que piel de me he puesto hoy en la cabeza –dice Sara.

-¡Ya lo vemos Sara! ¡Das mucho miedo! Pero, seguro que a Patarápidas no lo asustas, jajajaj  ¡El es muy valiente! –dice Laura.

 

Al oír su nombre, el perro también se acerca a los niños y luego a Manuela. ¡A Patarrápidas también le gusta las tostaditas con mermelada de uva!   Laura está muy divertida con todo lo que hace su . Ella dice que es como si fuera un hermanito.

 

De pronto el mirando fijamente a Laura, empieza a ladrar:

-¡Guauuuu, guauuuu!

La niña lo mira y le sonríe. Se acerca a él y le dice:

-Ven, vamos a jugar un ratito a las “sumas”.

-¿Qué es eso de las sumas? –pregunta Manuela.

-Jajajaja, mi perrito es muy inteligente y es capaz de contar –dice con cara alegre Laura.

-¿Estás segura de lo que dices Laura? –pregunta Sara.

-¡Claro! A ver ¿quién quiere intentarlo? –dice Laura.

-¿Yo quiero, yo quiero! –dice muy nervioso Pedro.

-Pedro has de mirar al y decir un número. Por ejemplo si dices “cuatro”, Patarrápidas dará cuatro ladridos. Luego dirás el otro número y el perrito volverá a ladrar.  Al final le dices, con voz clara: “Patarrápidas, suma los números”  y verás como él dará los ladridos  de la suma –explica Laura.

-Entendido –dice Pedro.

-¡Patarrápidas, Patarrápidas!  Mira a Pedro. Vas a sumar con él. ¡Atento! –dice Laura.

 

El , que conoce a toda la pandilla tan bien como a Laura, se gira y mira a Pedro. Éste dice:

-Patarrápidas “

-Guauuu, guauuu, guauuu, -ladra en .

-Patarrápidas “” –dice Pedro

-Guauuu, guauuu, guauuu, guauuu, guauuu –ladra el perro.

-Patarrápidas “suma tres mas cinco” –dice Pedro.

-Guauuu, guauuu, guauuu… 

 

El silencio es enorme mientras el va dando los ladridos. Todos están muy sorprendidos. Cuando llega al ladrido que hace ,  el levanta el su rabito y se da media vuelta. Todos aplauden y dicen:

-¡Bien Patarrápidas! ¡Qué bien! ¡Eres un campeón!

-¿Puedo intentarlo yo? –pregunta Manuela.

-¡Vale! jajajjajajaa –dice Laura.

 

Y sumando, sumando… este cuento se va corriendo hasta llegar al

 

 

"final"