“Sergio come sopa”

        

 

 

 

 

 

         Son las de la tarde de un hermoso día de primavera. Suena la y Sergio sale de su clase con sus amigos. Va muy deprisa porque en su le espera Sara con su hija Sandra.

 

     Al llegar saluda a todos:

 

-¡Hola, Sara! Jajajaja  ¡Hola Sandra!  ¡Hola mamá!

-¿Cómo estás Sergio? –pregunta Sara

-¿Qué tal el cole? –dice su mamá.

-¡Hola Sergio! – dice Sandra.

-Estoy muy contento. Lo he pasado muy bien en el cole –comenta Sergio.

-Rápido, sube por la que se hace tarde. -dice Sara.

-¡Ahora mismo! – dice Sergio.

 

    Es viernes. El chico se va a pasar el fin de semana a la sierra con su amiga Sandra. A Sergio le gusta mucho ponerse su y pasear a bajo el de la primavera. Pero este fin de semana será muy especial. En la van a preparar una gran fiesta para celebrar el de Santiago, el hermano de Sandra.

 

         En unos minutos, Sergio llega al salón muy peinado y con su maleta en la mano. Todos salen de la casa y se montan en el viejo de Samuel, el padre de Sandra.

 

         Después de media hora de viaje, se paran en el supermercado que está cerca de la finca. Sara dice:

 

-¡Vamos a comprar todo lo  necesario para preparar la preferida de Sergio, jajajajaj!

-¡Bien! ¡Gracias Sara! Ummmm ¡me gusta mucho! –comenta el chico.

-Sandra saca la de la compra por favor –dice su mamá.

 

         Bajan del coche, cogen un y entran en el supermercado. Lo recorren mirando todas las estanterías y van poniendo con cuidado, dentro del carrito, lo que van comprando:   una bolsa de , unos fideos, unas , un poco de jamón, unos    

 

         Terminada la compra, repasan la . ¡No falta nada! Pagan en la caja. Suben al coche y en diez minutos llegan a la casa.

 

         Mientras Sara coloca la compra con Samuel, Sandra ayuda a Sergio a deshacer la maleta.

 

         ¡Al fin llega la hora de la cena! ¡Ummmm! ¡El olor que sale de la cocina es buenísimo! La mesa está preparada y todos se sientan.  Sandra ha colocado los platos nuevos, esos que compraron cuando fueron de viaje a la Sierra de Huelva. Samuel trae la humeante y dice:

         -¡A comer!

 

         Sergio está impaciente, pero espera un momento antes de empezar. Aún no se ha sentado a la mesa Samuel.  Al fin, el chico se coloca junto a Sara y comienza a comer.

         -¡Qué rica sopa! ¡Sara eres una gran ! ¡Gracias por preparar mi sopa favorita! –dice Sergio.

         - ¡jajaja!, hoy me ha salido muuuuyyy rica –comenta Sara.

         -¡Mamá está buenísima! –dice Sebastián.

         -Mamá quiero que me enseñes a preparar esta rica sopa –dice Sandra.

         -La próxima vez Sergio y tu me ayudaréis y así váis aprendiendo ¿Vale? -dice Sara

         -¡Claro que sí Sara! –dice Sergio entusiasmado.

         -¡Sí mamá! –comenta Sandra.

 

         Y comiendo, comiendo… este cuento se va corriendo hasta llegar al

 

 

                                      "final"

 

 

 

 

                        ©  Mª Eugenia Pérez Cáceres.