“Lola lía la lana”

 

 

 

 

        

 

 

         En una estantería de la habitación de Lola, está el antiguo de cuentos de su bisabuela Lucía.  A ella le gusta, que su tía Luisa le lea cuentos después de almorzar. Su cuento preferido es el de la “Bella Durmiente”. Le apasiona la parte del cuento en la que se habla de la rueca y la .

 

         Lola tiene ya muchas ganas de ir al taller de Lorena. Allí todos los niños de su clase van a poder trabajar con antiguos instrumentos. Manejarán la rueca, verán los telares y podrán liar la lana.

 

         Hoy es viernes. ¡Al fín llega el esperado día!. ¡Es la excursión al taller!

 

         Después de un breve paseo por varias calles cercanas al cole, llegan a la puerta del taller. Nada más entrar, observan una vieja lámpara que a todos les recuerda a la que aparece en el cuento de Aladino. La lámpara está cerca de varias figuras de animales: lobo, , ,

 

         Al fondo del taller, pueden observar gran cantidad de madejas de lanas de todos los colores: unas de amarillo , otras de azul , de rojo , etc.

 

         Lola se acerca muy despacio y se coloca junto a Lorena. En voz baja le dice:

 

         -Lorena tengo muchas ganas de ver como se utiliza la rueca.

         -ja, ja, ja ¡Claro! Acercaos. Mirad como da vueltas.

 

         Los chicos están muy callados y con los ojos fijos en la vieja rueca de madera.

 

         -¿Quién quiere intentarlo? –pregunta Lorena.

         -Yo, yo, yo… -contestan todos los niñas y niñas.

         -A ver… a ver… tú ¡ven aquí! –dice Lorena.

 

         El afortunado ha sido Lucas. El niño se sienta y con torpeza sigue las indicaciones  que le van dando. Lorena dice:

         -Chicos sentaos por grupos. Ahora me vais a ayudar a liar la . Vamos a hacer con ellas madejas.

 

         Todos se acercan a las y se sitúan de dos en dos. A Lola le ha tocado de pareja con Lorenzo. El niño coge la lana entre sus manos y Lola empieza, con alguna dificultad, a liarla haciendo una bola.

 

         El tiempo ha pasado rápidamente y Lorena dice:

         -¡Muy bien chicos! Me encantan las madejas que estáis haciendo. Luego cuando las tengáis terminadas vamos a hacer unas pulseritas de lana.

         -¡Qué bien!  Yo voy a hacer varias para regalar a mis amigos y amigas –dice Laura.

         -¡Yo quiero hacerla con los colores de mi equipo de fútbol favorito! –comenta Luis.

         -¿Lorena puedo hacerme una pulserita también para mi tobillo? –pregunta Lola?

        -¡Claro que sí! Podéis hacer las que queráis. Aún nos queda media hora de trabajo –dice Lorena.

        

         Pasada la media hora Lorena dice:

         -Chicos tenemos que dejar todas las madejas recogidas.

         -¿Dónde las colocamos? –pregunta Lola

         -Mirad allí, en aquella caja grande las vamos  a ir colocando.

 

         Y colocando, colocando…este cuento se va corriendo hasta llegar al

 

 

 

"final"

      

 

        

 

                                                        © Autora: Mª Eugenia Pérez.